lunes, febrero 16, 2009

Pasar la lluvia

(uno)

una gota viaja
desde el cielo al suelo
trae en sus brazo casi siempre
la promesa de la vida,
otras veces,
la certeza de la muerte.

llueve y no tengo a mano
ninguna amante
para pasar la lluvia.

(dos)

Es como si las nubes
chocaran, se despedazaran,
y cada pieza blanda y rota
me trajera tu nombre desde el cielo.
Ahora tu nombre me moja la cara
el pelo, los oidos.
Me voy a quedar afuera
hasta que pase la lluvia.

2 comentarios:

franco dijo...

Mati: el comentario para vos está en el link de acá abajo, con la explicación de por qué hice esto, cosa que posiblemente... habla del...

https://www.blogger.com/comment.g?blogID=4892850591813800628&postID=8378480370431259499&page=1&isPopup=true

Qué bueno. Me encantó esta cosa también. Pararse ante la naturaleza como si estuvieras en la barrera y pateara Maradona (¿ya puedo ser parte de los fulboleros?) y encontrar que estás hasta las manos.

D' Gaviota dijo...

¿Porqué será será y es, que la lluvia, su sonido, su textura... nos llena de nostalgias?
Bellas letras...
Saludos saturnianos!