domingo, agosto 09, 2009

A esperar que salga el sol

como un puñal
que entra en la sombra
de la noche sin pedir
permiso alguno a las estrellas
y me parte la sangre
y me dobla la piel
y me tuerce las entrañas
asi me invade
tu recuerdo a veces

huyo en esas noches
de todo el sonido de las luces
y me encierro entre mis parpados
a esperar que salga el sol