miércoles, septiembre 22, 2010

Voces de la nostalgia

A flor


I

A veces hablo de la Luna,
de que ocupa
todo el centro de la noche,
de que siempre
salta en mi ventana
cuando me asomo a la ciudad.

A veces hablo de las flores,
de como cantan
en sus profundos aromas,
de como sonríen incesantes
con sus interminables
bocas de pétalos.

Y entre tantas cosas
que digo, siento,
pienso, canto,
escribo, olvido,
respiro, callo,

entre todo eso
siempre asoma
mis ganas de verte.



II


Un especialista
se sorprendió al verme,
dijo que lucia
como un cementerio de nubes,
como un cesto para pétalos
cuando está vacío,
como una canción,
instrumental, aclaró,
en la voz
de una guitarra sin cuerdas.


III

Yo era como Adán
vagando solo
en oceanos de gente,
me sentía
como la primer criatura,
como el despertar
de un silencio nuevo.

Yo era como Adán
vagando solo
en paisajes sin sentido.

Dios me vió,
triste, desganado,
y de entre el océano
de voces
con rostros
brazos, piernas, cuerpos,
te hizo aparecer.


IV

Miro al cielo y agonizo,
sonrio y me duele,
canto
y me siento vacio.

Charlo,
de politica, futbol,
literatura, cualquier
banalidad y aun
acompañado,
me siento solo.

Miro el cielo y agonizo,
sonrio y me duele,
te extraño
y me siento vacio.


V

En las muchedumbres
nunca está tu rostro
y es tu rostro
lo que siempre busco
en las muchedumbres.

5 comentarios:

Florencia dijo...

me dejaste encantada... como siempre! te quiero....

franco dijo...

Lo que acabás de hacer es algo que venía pensando hace un tiempito. Ponerme a leer místicos, interpretaciones de la biblia, críticas, respaldos, asesinatos y todo eso me dejó con la intuición de que lo que buscaban no era algo trascendente, sino "el rostro en la muchedumbre". Que buscaban algún Otro que les calmara un poco, por más adorno metafísico que le pusieran, que la búsqueda no era de esa realidad que está en otra parte, como dijera Rimbaud, sino de un punto al que agarrarse y por el cual ser agarrado, aunque sea momentáneo, hasta la próxima búsqueda, pero algo que calmara y estuviera acá.
Que me perdonen San Juan de la Cruz, Santa Teresa y cuanto místico que escribió hermosamente, pero me parece que pifiaron el lugar en el que hacer énfasis, a diferencia tuya.
Un abrazo, Mati

*Eleanor!* dijo...

Muy bellas palabras !
Todas !
Un beso o 2 !

*Eleanor!* dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
V a v o dijo...

maravilloso!.

Sigo pensando que sería mas facil encontrar su rostro en la muchedumbre si al menos supiera como es.

Un gran abrazo matías, q tremendo poeta eres!