lunes, noviembre 30, 2009

por dos

SER

no es lo mismo
ser un pez
que una gota de roció
y sin embargo,
si nada es cierto,
si solo lo que vivo es mio,
daría igual
¡daría igual!
haber nacido árbol
y morir ave
o haber nacido hombre
y no morir jamas


(SIN NOMBRE)

la muerte siempre es puntual.
siempre pasea por las puertas de tus ojos
en la hora exacta en que me miras,
siempre surca los pasillos de tus venas
cuando te bebo las entrañas,
siempre sabe cuando llego
a tus orillas a descansar
y me mira
y me escucha
y me besa
y me calma.

la muerte siempre es puntual.
siempre llega cuando nacen tus palabras
y se estrellan en mi lado mas oscuro,
siempre está cuando despierto a tu lado
invadido por fantasmas de pasadas soledades
siempre llega antes a las ciudades
a las que te planeo llevar
y me mira
y me escucha
y calla
y me espera.

3 comentarios:

Sara dijo...

Son preciosos los dos!
Y me encanta el contenido existencial.

Da que pensar.

Un saludo

Mechi.- dijo...

Le pone la muerte sal y pimienta a la vida

Jolene dijo...

El uno me gustó mucho, querer tanto a la muerte y tratarla hasta como amiga me gusto más. Alivio y gusto por ambos poemas.