domingo, septiembre 02, 2007

Súplica y Ocaso

No le pido a Él el entendimiento,
ni reinos ni coronas,
tampoco le pido corazón,
lo destrozaría al poder sentir
todo lo que no supe razonar.
No le pido a Él tiempo,
porque el tiempo intensifica dolores del alma...
No le pido memoria,
porque solo ayudaría a crear resentimientos,
y a esta altura del camino
solo quiero ofrecer perdones.
No le pido a Él vida,
para hacer más tolerable la muerte.
No le pido a Él la muerte,
porque no tengo agallas suficientes.
Solo le imploro una madera resistente,
donde mi tronco encorvado
repose sus recuerdos...

2 comentarios:

mbb dijo...

mujer que bello...

Panza Verde dijo...

Me RE cabe. Qué buen poema